Un incendio en La Palma avanza sin control tras calcinar casi 400 hectáreas y obliga a desalojar a 300 personas






El incendio que comenzó este viernes en la zona de La Catela, dentro del municipio de Garafía, al noroeste de la isla canaria de La Palma, ha quemado entre 300 y 400 hectáreas y los trabajos, según ha informado el presidente del archipiélago, Ángel Víctor Torres, se centran en contener los tres frentes activos para que no sobrepasen la carretera LP-1. 

Torres ha explicado que se trata de un «incendio roto», con 16 kilómetros de perímetro y una superficie de 1.200 hectáreas, en el que es muy importante el viento pero «aún más la condición orográfica, lo que dificulta decidir cuál es la cabeza y la cola del fuego, ya que según el viento es una u otra». Precisamente, el viento podría complicar esta tarde las labores de extinción puesto que se esperan rachas por encima de los 40 kilómetros por hora, mientras que la temperatura ronda los 30 grados centígrados y la humedad se encuentra por debajo del 20%.

En tierra, trabajan 63 efectivos de la UME de Tenerife, los que se sumarán otros 57 de UME de Gran Canaria, así como miembros de la UME de Sevilla que llegarán a la isla este lunes. «Estamos hablando de 400 personas trabajando activamente para la contención del incendio», ha señalado Torre.  

A las dos horas de iniciarse el fuego ya había cinco medios aéreos atacando las llamas, según ha detallado el presidente canario, dos helicópteros del Gobierno de Canarias y otros dos y un Kamov desde Tenerife, a los que se han sumado otras aeronaves de Gran Canaria, La Gomera y del Ejecutivo regional, con lo que al final eran ocho medios aéreos descargando agua en el lugar.

Además, a lo largo de esta tarde llegarán hidroaviones procedentes de Málaga, Salamanca y Torrejón de Ardoz (Madrid) que envía el Gobierno español, al que se ha pedido un segundo Kamov que se incorporará el lunes, pues debe pasar por Marruecos en función del protocolo anti-covid.

Alrededor de 300 personas desalojadas

Hasta el momento, la cifra de vecinos que han tenido que ser desalojados de manera preventiva por su cercanía al incendio asciende a unas 300 personas. Casi todos ellos se han trasladado hasta las viviendas de familiares o amigos, mientras que 37 están en el Albergue Cuatro Caminos, 10 en el de Pino de la Virgen y dos en la Residencia de Mayores de Santo Domingo.

Por su parte, los barrios evacuados son Colmenero, Catedral, Los Lomitos, Cueva de Agua, Briestas, Zona Alta, El Castillo, Las Tricias, Hoya Grande, Llano Negro y La Mata.

De igual modo, la población de Tijarafe y Puntagorda ha sido prealertada ante posibles evacuaciones preventivas según evolucione la tarde.

El director técnico de Extinción del Gobierno de Canarias, Jorge Parra, ha señalado que se trabaja con el principio de anticipación. «Estamos intentando prevenir o ponernos en la situación más desfavorable en el caso que se nos descontrole. ¿Que luego conseguimos acotarlo y que no salta la LP-1? pues genial», observó.

Mientras, el Seprona de la Guardia Civil tiene identificado el lugar exacto en el que se iniciaron las llamas y, aunque aún es pronto para determinar las causas del fuego, se ha abierto una línea de investigación.



Source link