Una unión de temporal de empresas para el tráfico de drogas cae entre Cádiz y Madrid


“Las bandas del estrecho muchas veces se agrupan como si fueran UTE’s (unión temporal de empresas)”, comentó en una ocasión una fuente bien conocedora de los manejos ilegales de los traficantes del suroeste español. Esta unión para el delito de diferentes grupos es lo ahora desarticulado por la Guardia Civil y la Policía Nacional con 11 detenidos entre las provincias de Cádiz y Madrid.

¿Cuáles son los puntos de equivalencia entre una asociación lícita de empresas para llevar a cabo un proyecto, por ejemplo, de obra pública a través de una UTE, y una trama con finalidad criminal? En este caso, la banda asentada en la provincia de Cádiz tenía la logística y la alquilaba a otra organización, segunda empresa de la unión, que entraba y quería seguir entrando partidas de droga desde Marruecos.





Una de las diversas entradas y registro que se practicaron durante el dispositivo policial
Una de las diversas entradas y registro que se practicaron durante el dispositivo policial
(Guardia Civil / Policía Nacional)

Los logísticos, por así decirlo, han caído entre Jerez de la Frontera, El Puerto de Santa María, Chiclana de Frontera y Chipiona. Esta parte de la UTE para el tráfico de drogas estaba compuesta por ciudadanos españoles. Disponían de medios marítimos, lugares para esconder las embarcaciones y la droga durante el tiempo que sea necesario. Alquilaban su estructura al mejor postor.

El otro socio temporal para la importación de droga –se cree que han podido entrar en los últimos 12 meses más de 5.000 kilos de hachís– era una organización asentada en localidades del sur de Madrid principalmente compuesta por ciudadanos norteafricanos que posteriormente distribuían su mercancía ilegal a diversos países de la Unión Europea.

Momento en que unos agentes, colocan las esposas a uno de los sospechosos de narcotráfico
Momento en que unos agentes, colocan las esposas a uno de los sospechosos de narcotráfico
(Guardia Civil / Policía Nacional)






Entre uno y otro grupo, han sido detenidas 11 personas. Solo una de ellas era ajena a la primera asociación y, en realidad se encontraba en Cádiz para tratar de contratar los servicios de los logísticos para la entrada ilegal de una partida de droga. Se trata del representante, por así definirlo, de una organización “mafiosa italiana”, se señala en una nota policial, que había venido a cerrar un trato y ha acabado detenido en mitad de la operación.

En el conjunto de la operación, se han intervenido 1.872 kilos de hachís, tres embarcaciones de gran potencia para el transporte de droga, además de 17.200 euros y 36 terminales telefónicas, siete de ellos con capacidad vía satélite.

Un guardia civil conduce a uno de los detenidos mientras de completa el registro del domicilio
Un guardia civil conduce a uno de los detenidos mientras de completa el registro del domicilio
(Guardia Civil / EFE)

Estas uniones temporales de empresas entre las bandas criminales también se dan internamente entre los grupos de traficantes del propio estrecho. No siempre se llevan a cabo con tramas ajenas a suroeste andaluz. En este caso, los logísticos arrestados contaban, al parecer, con una variada estructura, pues tenían embarcaciones, lugares donde esconderlas y guarderías para la droga, cuando a veces una sola de estas potencialidades es la especialidad concreta de una banda.






Arrojaron en marcha dese una furgoneta a tres vecinos de Chiclana, uno ya estaba muerto cuando ocurrió





Dentro del contexto de la operación, se han comprobado también los últimos detalles de un asesinato con sicarios ocurrido en septiembre del año pasado y en el que aparecían vinculados los dos grupos asociados ahora desmantelados; unos fueron ejecutores y otros, víctimas.

En septiembre de 2019, unos sicarios enviados por la banda de sur madrileño fueron a saldar cuentas con tres vecinos de Chipiona que se suponía que habían perdido una parte de un cargamento de droga. Los secuestraron y los torturaron, y a uno de ellos lo mataron a puñaladas. Los secuestrados –uno ya cadáver– fueron arrojados desde una furgoneta en marcha en la autovía que une Sanlúcar de Barrameda y Jerez de la Frontera.

Con esta operación antidroga, se esclarece quienes fueron los autores intelectuales del asesinato y secuestro, puesto que los tres sicarios autores materiales ya fueron arrestados en las horas siguientes al crimen gracias a la actuación de un agente fuera de servicio.







Source link